Una ciudad sin «basura». Algunas cosas que deberíamos hacer para generar menos desechos

¿A qué le llamamos basura? Explotamos materias primas y las convertimos en cosas. Compramos, consumimos y botamos una cantidad enorme de objetos. Y gran parte de las cosas que utilizamos a diario termina siendo tirada. Eso que estorba, que huele mal y que ya no nos sirve, lo etiquetamos como basura. El problema es que estos desechos generan un impacto al planeta. Ya no sabemos dónde ponerlos. Existen incluso “ciudades basura” como es el caso de Manshiyat Naser, India, donde arrojan todos los desechos producidos en el Cairo. Creo que muy pocas veces nos preguntamos a dónde van a parar todos los residuos de lo que consumimos. Ni buscamos una manera de generar menos desperdicios. ¿Qué debemos hacer para no contaminar con nuestros desechos? ¿Es posible vivir en una ciudad sin basura?

Consumir menos parece ser una alternativa obvia para generar menos basura. Sin embargo, deberíamos primero cambiar el chip y empezar por no llamar a todo basura. Basura es lo que no sirve y lo que no sirve se bota. Muchas de las cosas que consumimos y que son producidas para ser consumidas, podrían tener una vida útil más larga. Incluso podrían servir para otros fines o ser el insumo para construir objetos a partir de cosas usadas. Así que lo primero es dejar de llamar a todo basura y comenzar a hablar de residuos sólidos.

Basura no, residuos sólidos sí.

Cuando hablamos de residuos sólidos empezamos a mirar las cosas de otra manera. Estamos basura en las ciudadesacostumbrados a utilizar productos que vienen empacados en bolsas, envases o embolturas que luego tiramos. Lo ideal sería utilizar menos bolsas o embolturas, pero si ya están allí podemos buscarles otros usos, ser creativos e inventarnos objetos de decoración en vez de comprar otros por ejemplo.

Con relación a las bolsas plásticas, en Colombia se firmó la Resolución 668 de 2016 que regula su uso. La idea es disminuir considerablemente la producción y consumo de bolsas plásticas que luego van a parar a los rellenos sanitarios, a los mares, a los bosques…Regular el uso de bolsas implica que cambiemos de mentalidad. En Colombia, y en muchos otros países, las personas piden una bolsa hasta para meter un lapicero. Yo comencé a llevar una bolsa de tela al supermercado. Es raro al principio porque todos te miran raro empacando tus propios productos y no utilizando una bolsita plástica transparente para empacar cada fruta por separado, por ejemplo. Pero estas iniciativas se van multiplicando. Desde hace unos días escuché cómo anunciaban la regulación de bolsas en un supermercado, con estas campañas la gente va aprendiendo poco a poco.

Pero usar menos bolsas plásticas o hablar de residuos sólidos no es suficiente, hay que cambiar nuestros hábitos de consumo y uso. ¿Pero cómo?


Las regla de las tres erres

Las 3R es una propuesta sobre los hábitos de consumo que debería ser puesta en práctica en todos los hogares y empresas. Reducir, Reutilizar y Reciclar es lo que dice la fórmula. Haciendo énfasis en la reducción del consumo, esta propuesta nos invita a cuestionarnos sobre lo que realmente necesitamos. Si redujeramos el consumo de ciertos objetos no biodegradables o tóxicos, influimos directamente en la disminución de la explotación de materias primas. Hace poco vi un video que compartió una amiga en la red social Facebook sobre los globos de Helio. Quedé impresionada sobre como una práctica que divierte a adultos y niños, es en realidad una manera egoísta de contaminar el planeta.

Reutilizar implica también comprar menos, consumir menos. Debemos tratar de reutilizar aquellas cosas que son difíciles de reciclar. Por ejemplo, reutilizar ciertos tipos de botellas plásticas, las hojas de papel, llantas, juguetes, ropa, etc. Seguramente hay muchos objetos en casa que podemos reutilizar antes que tirarlos a la caneca. Aquí pongo este video que muestra cómo hacer macetas o materas con envases de plástico.

Reciclar debería ser entonces lo último a hacer según la regla de las tres erres. Después de cuestionarnos y adoptar medidas para consumir menos y darle una segunda vida a las cosas podemos pensar en reciclar. Aquellos objetos que pueden ser transformados como plásticos, plásticos, vidrios y cartones son llevados a plantas de tratamiento para hacer otros productos. Normalmente existen personas que se ocupan de recoger estos residuos sólidos aprovechables. Los recicladores ayudan a toneladas de residuos a volver a la cadena productiva siendo reciclados o reutilizados.

Separación en la fuente

La regla de las tres erres nos enseña que debemos hacer una separación de los residuos sólidos que generamos. Si bien a veces hay confusión sobre la manera en la que se debe hacer la separación, eso depende mucho de cada país. En Colombia, gracias al Plan de Gestión de Residuos Sólidos  (PGIRS) de cada municipio, se implementan campañas para que las personas clasifiquen los residuos sólidos desde la fuente; es decir, desde sus casas o empresas. Lo ideal sería tener dos bolsas en la casa. Una de ellas sería en la que depositamos residuos aprovechables como papel, cartón, vidrio y metal. En la otra solo arrojamos los residuos orgánicos. Residuos tóxicos como pilas o residuos hospitalarios deben ir en otra bolsa. Porque debido a la imprudencia de algunas personas, los recicladores se ven expuestos a enfermedades. Si separamos los residuos enviamos menos “basura” a los rellenos sanitarios y explotamos menos nuestros recursos naturales.

No sé si es posible vivir en una ciudad sin “basura”. Pero al menos podemos ir haciéndonos conscientes de que somos generadores de residuos sólidos. Los seres humanos somos los únicos seres del planeta en generar tanta cantidad de desechos. Debemos saber que cada cosa que consumimos ocupa espacio y contamina. Debamos aprender un poco de ciudades como Kamikatzu en Japón, donde intentan generar cero «basura».

Y tú ¿cómo contribuyes para generar menos residuos sólidos?

Si te gustó el artículo, compártelo y déjame tu opinión para aprender juntos.

Únete a nuestra comunidad Amarilla Vida, sígueme a través de mis redes sociales:

Facebook, Twitter, Youtube  Instagram

4 thoughts on “Una ciudad sin «basura». Algunas cosas que deberíamos hacer para generar menos desechos

  1. Otras medida útiles son:
    Evitar el uso de icopor, porque lamentablemente no es habitual que lo reciclen en nuestro país (hay unas pocas iniciativas para hacerlo pero no es la norma). En su lugar podemos ir directamente al restaurante para evitar que la comida a domicilio nos la lleven en contenedores de este material, y pedir que nos vendan el café en un vaso plástico o llevar nuestro propio vaso o termo a la universidad o al trabajo.
    También, darle el mayor tiempo de uso posible a nuestros aparatos electrónicos, preferiblemente hasta que se dañen y no tengan arreglo, ya que la basura electrónica tampoco se recicla en nuestro territorio.

  2. Gracias por tu comentario Diana :). El icopor es además abrumador; ocupa mucho espacio, genera muchas cantidades de desechos y, como tu dices, en Colombia no es posible reciclarlo aún.
    Me hiciste acordar de una cosa a la que un profe de la Universidad del Valle, Luis Fernando Marmolejo, llama «El plato pelao». En Colombia, por lo general, la gente acostumbra a servir mucha cantidad de comida en los platos y algunos no comen todo. Si pudiéramos empezar a servir y servirnos la cantidad justa que vamos a comer, no hubiese tanto desperdicio. Cada año se botan toneladas de comida que contaminan el ambiente y no son aprovechadas por miles de personas que mueren de hambre. Preparar y consumir lo justo es otra manera de contribuir al equilibrio natural de nuestra madre tierra.

  3. Excelente artículo. Personalmente clasificó los desechos en casa, ya no uso el famoso pitillo para consumir las bebidas y cuándo consumo algún tipo de bebida procuro que el envace sea de vidrio.
    De Igual manera cambie mi desodorante de aerosol por el de crema o barra ya que los productos en aerosol también producen efectos negativos y de algún manera terminan afectando el medió ambiente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *