¡El tren y los carriles de la vida!

¿Qué es un tren? ¿Cuál es el significado de la vida? ¿Cuáles son sus carriles? Un tren nos hace pensar en la idea de un camino, un viaje hacia uno o varios destinos que se entretejen en la oportunidad de estar vivos. La vida puede significar entonces el impulso para conseguir dar sentido a ese viaje. Los carriles serían pues la serie de inconvenientes o ventajas a lo largo de la travesía.

A las mujeres nos dicen “Cuidado la deja el tren” poniéndonos una alarma, un reloj de arena que se llena cuando no hemos conseguido ciertas cosas después de los 30, en especial hijos y marido. En nuestras sociedades nos enseñan a vivir contra el tiempo, a correr para llenar expectativas de otros. Nos inscriben en una competencia ilógica que va es opuesta a la felicidad. No voy a definir lo que es la felicidad porque hay infinitas formas de describir ese sentimiento. Lo que si debo decir es que no se logra ser feliz llegando más rápido que los demás cuando ni siquiera se disfruta del camino y los objetivos alcanzados se esfuman como las ganas de disfrutar lo que se ha logrado.

Para este 2019

Si la vida es un tren, juguemos a la posibilidad de recorrer múltiples carriles. Maravillémonos visitando distintas estaciones. Gocemos las innumerables rutas. Detengámonos a contemplar el paisaje. El tren de nuestra vida no va en una sola dirección. Démonos tiempo para retomar los destinos. Equivocarse no está mal.

Ojalá en este 2019 tengamos más momentos en cámara lenta. Ojalá riamos más, lloremos con pasión, sintamos más y le demos más sentido a nuestra vida. Ese medio de transporte sobre rieles es versátil. Se adapta y se transforma. La vida es corta y por eso hay que vivirla haciendo lo que nos gusta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *