Cómo volar a Europa con tu mascota: el viaje de Zizou.

Una mascota es un animal doméstico que forma parte de la familia. Aporta alegría, compañía y amor. Aprende y enseña. Es capaz de retribuir todo el cariño que recibe y lo demuestra en cada juego, travesura o caricia. ¿Y por qué es un animal doméstico? ¿Qué significa domesticar? Domesticar es crear lazos, eso respondió el Zorro al Principito cuando este le hizo la pregunta. “Eres responsable para siempre de lo que has domesticado” dijo el Principito.

“Eres responsable para siempre de lo que has domesticado”

El Principito de Antoine de Saint-Exupéry

Zizou, -nuestro gato amarillo que recibió el nombre del ídolo del futbol de Christophe, mi esposo-, llegó a nuestras vidas a comienzos de abril de 2018. Fue gracias a Gloria, una señora que conocimos a través de una compañera de trabajo en esa época, que pudimos adoptarlo. La casa de Gloria es un refugio permanente de gatos y perros abandonados en la ciudad de Cali, en Colombia. ¡Es realmente increíble lo que ella hace! Llegamos a su refugio buscando una gata negra con blanco que habíamos visto en una foto enviada por WhatsApp. Sin embargo, un gato minúsculo, con una enorme barriga y con muchos parches de piel sin pelo vino a saludarnos. Para nosotros esa era una señal y entonces, sin importar su estado de salud, decidimos llevarlo a casa.

Después de muchos tratamientos y, sobretodo, mucho amor, Zizou se recuperó (debo decir que Gloria había comenzado a curarlo desde el momento en que lo rescató). Curioso, como todos los gatos; juguetón y muuuuuuy travieso, Zizou creció y creció. Y nosotros también con él :).

En el mes de octubre de 2018 comenzamos a planear nuestro viaje a Francia. Hicimos una lista de todas las tareas a realizar para cumplir este objetivo. Una de las cosas más importantes a tener en cuenta (y no tan evidente) serían los documentos de Zizou. Teníamos muchas preguntas: ¿Qué hay que hacer primero? ¿Qué requisitos debemos cumplir para llevarlo con nosotros en el avión? ¿Cuándo comenzar? Esta nueva aventura implicó varias etapas que quiero compartir en este artículo. Explicaré paso a paso todo lo que debimos hacer para lograr volar a Europa con nuestra mascota.

La lista de requisitos de Zizou con una línea de tiempo

Lo primero que hicimos fue armar una lista de requisitos cuidadosamente dibujados en una línea de tiempo. Debíamos tener en cuenta las fechas puesto que había un margen de error a evitar para que nuestro gato pudiera tomar normalmente el avión. Para ello consultamos la página del Instituto Colombiano Agropecuario (ICA), entidad que regula la importación y exportación de animales de compañía. También visitamos páginas en internet, preguntamos a nuestro veterinario y a personas de nuestro entorno que hubiesen vivido esta experiencia con sus mascotas. He aquí los puntos claves de la lista que explicaré con los tiempos que debíamos respetar:

1. Identificación con microchip

Siete meses antes del viaje llevamos a Zizou a una visita de control con nuestro veterinario, en la Clinica veterinaria Paraíso de la mascota. Allí le comentamos sobre nuestros planes de viaje y le pedimos que pusiera un Sistema de identificación para animales de compañía (microchip) a nuestro gato para empezar con los trámites de su salida del país. Según habíamos leído en la página del ICA, el microchip debía cumplir con la norma ISO 11784 y aplicar la tecnología HDX o FDX-B para poder ser leído por un dispositivo adecuado. Fue un procedimiento muy rápido, no solo porque el médico tenía experiencia previa en el asunto sino también porque Zizou es un gato que, debido a sus múltiples problemas de salud, ha estado acostumbrado a tratamientos médicos desde que era un bebé. Aunque muchas personas optan por un sistema de identificación como medida de seguridad ante una eventual fuga o robo de sus mascotas, nosotros no lo hubiéramos hecho de no haber sido obligados por el viaje. Confieso que no estoy de acuerdo con “marcar” a los animales introduciéndoles cuerpos extraños en su interior. Ahora Zizou tiene una plaquita y un número que permite rastrearlo mediante un formulario en línea que contiene todos sus datos.

2. Vacuna contra la rabia

Unos días después, regresamos donde el veterinario para poner la primera vacuna contra la rabia a Zizou. Habíamos convenido hacerlo dos veces para reducir el margen de error al enviar la muestra de sangre para la prueba. Quizá había mucha agitación en la clínica o nuestro gatito estaba nervioso pero ese día no fue tan fácil administrarle la vacuna. El veterinario apuntó la referencia en el carnet de vacunas y fijamos otra cita un mes después para hacer un refuerzo.

3. Refuerzo vacuna contra la rabia

Algunos veterinarios recomiendan hacer un refuerzo para garantizar el éxito de la prueba de títulos de anticuerpos contra la rabia. El ICA exige que la prueba sea tomada un mes después de ser aplicada la vacuna y tres meses antes del viaje. En ese entonces comenzaba el mes de enero de 2018 y habíamos planeado emprender vuelo en el mes de junio de ese mismo año. Zizou recibió entonces su segunda vacuna y ahora debíamos esperar al menos un mes para hacer la dichosa prueba.

4. Prueba de títulos de anticuerpos contra rabia.

Cuando se planea un viaje para dejar el país y empezar de cero en otras tierras, siempre hay momentos de angustia y nerviosismo. Y si a un cambio de vida de estas dimensiones tienes que sumar la ansiedad de someter a tu mascota a una serie de procedimientos y a una prueba que no solo es cara sino también riesgosa puesto que el resultado puede ser desfavorable y con el tiempo perdido y, sobretodo el dinero desperdiciado, imagina entonces la presión y las ganas de que todo salga bien.

Siguiendo nuestra famosa línea de tiempo de los requisitos de Zizou, realizamos la prueba de títulos de anticuerpos contra rabia. Ese día no nos dejaron subir con él y cuando regresó estaba un poco mareado (estaba en ayunas y no había comido desde hacía varias horas), ¡pobrecito!, sin poder entender lo que pasaba. Pero el estado de Zizou no fue lo único incomodo ese día, cuando debimos pagar y aunque ya habíamos consultado el precio, no fue tan agradable desprenderse de casi 300 dólares. Sí, es caro porque la prueba hay que enviarla a Estados Unidos ya que en Colombia no hay un laboratorio especializado para examinar la muestra.

De allí en adelante debimos esperar un mes para conocer los resultados y al menos dos meses para tener el documento original que exige el ICA. Solo después de conocer los resultados y si estos eran favorables, podríamos comprar los tiquetes. Esto nos limitaba un poco pues cuando estos se compran más cerca de la fecha de viaje suelen salir más caros.

5. Compra de tiquetes, reservación de puesto en cabina para Zizou

Los resultados fueron bastantes positivos. Digo bastante porque hay un rango y estos eran muy alejados del negativo. ¡Qué felicidad! Ahora sí podíamos comprar los tiquetes, ahora si podíamos hablar del viaje como algo real. Quiero decir que hubo personas que no entendían cuán importante era para nosotros viajar con la familia completa y aunque un gato no es un ser humano él hace parte de la familia y sin él no podíamos viajar. Era definitivamente imposible.

Resultado de Prueba de títulos de anticuerpos con rabia

Comenzamos la búsqueda de tiquetes baratos, cómodos y sobre todo con aerolíneas que nos permitieran viajar con Zizou en cabina. Nos daba miedo llevarlo en la bodega porque era un viaje largo y era la primera vez que tomaba el avión. Otro inconveniente era el hecho de que como colombiana no tengo vía libre en algunos países como Canadá o Estados Unidos y no poseo visa para esos países. Todo esto reducía nuestras posibilidades.

Mi esposo, antiguo mochilero y acostumbrado a localizar tiquetes baratos por buscadores como Kayak, skyscanner o vuelos baratos, etc., se encargó de chequear los billetes más adecuados a nuestro itinerario y a nuestro bolsillo. Y así fue como en el mes de marzo compramos los tiquetes con el siguiente itinerario:

Itinerario viaje de Zizou

El total de horas de trayecto entre vuelos y auto desde el aeropuerto de Cali hasta Amnéville era de un total de 16 horas aproximadamente. Pero si a eso le añadimos el desplazamiento Casa-aeropuerto de Cali y todas las correspondencias y las horas de espera en los aeropuertos podemos alcanzar un total de 30 horas de viaje y un cambio de horario de 7h por el desfase horario al llegar a Europa. En todo eso debíamos pensar y anticipar pues se trataba del primer viaje de Zizou y nuestro primer viaje a Europa con un gato.

6. ¿Guacal, transportín?

Como lo expliqué antes, los tiquetes que compramos nos forzaban a hacer varias correspondencias y pasar muchas horas volando, en auto y en varios aeropuertos. Decidimos planear el viaje así pues un vuelo directo era mucho más caro y excedía nuestro presupuesto. El primer billete que adquirimos fue Bogotá-Madrid-Bruselas, con la compañía Aireuropa que recomiendo no solo por su bajo costo sino también porque son amables y, en general, ofrecen un buen servicio. Antes de pagar los billetes, llamamos a Atención al cliente para saber si podíamos viajar con Zizou en cabina. El guacal o transportín, como lo llaman en España, debía tener unas dimensiones especificas pero lo más importante era que el peso del gato no podía exceder los 7 kilos. Por suerte, en ese entonces Zizou pesaba 5 kilos y con el trasportín eran 6. También debíamos hacer coincidir los requisitos del vuelo internacional con el del trayecto Cali-Bogotá. Elegimos Latam para este trayecto porque nos pareció más fácil el traslado de Zizou y los requisitos que pedían. Finalmente, compramos un transportín flexible, color negro, en el cual Zizou pudiera respirar (aunque luego nos tocó coser la parte de arriba para que no se saliera. Mi mamá lo hizo). Yo lo llevé envuelto en una sábana, como un bebé por algunas calles de Cali, y luego lo traje desde la tienda metido en su maleta de viaje.

7. Tratamiento antiparasitario

En el mes de abril, tres meses antes del viaje, llevamos nuevamente a Zizou al veterinario para saber si debíamos desparasitarlo. Es recomendable hacerlo varias veces al año y además es uno de los requisitos que exige el ICA para obtener el Certificado sanitario.

8. Certificado médico

Dos días antes del viaje, el lunes 24 de junio, feriado en Colombia, tuvimos cita con el médico veterinario de Zizou y luego de examinar al gato, nos dio el Certificado médico. Anderson, el veterinario fue muy amable pues nos recibió un día festivo para que no anduviéramos corriendo el día martes con tantas “vueltas” y porque el certificado debía tener fecha no mayor a tres días. Con un requisito más de la lista hecho, dejamos el consultorio médico y nos despedimos de Anderson y de la clínica veterinaria.

9. Certificado sanitario de salud expedido por el ICA

Al siguiente día, martes 25 de junio, fuimos temprano al Aeropuerto Internacional Alfonso Bonilla Aragón. En el segundo piso se encuentra ubicada la oficina del ICA y fuimos allí para hacer inspeccionar a Zizou por un médico veterinario de la entidad, entregar todos los documentos exigidos y obtener el tan anhelado Certificado sanitario de salud que abría las puertas del avión internacional a nuestro Zizou. Quisimos hacerlo un día antes del viaje para evitarnos la fatiga y el estrés. Y tuvimos razón porque debimos hacer cola y vimos a varias personas afanadas porque los dejaba el vuelo si no eran atendidos rápido. La inspección no duró ni cinco minutos. Pagamos con tarjeta débito alrededor de 20 dólares y salimos felices aunque nostálgicos porque ya nos quedaban solo pocas horas en Cali.

Tomar el avión y dejar el estrés

El día del viaje nos levantamos muy temprano. El día anterior habíamos empacado bien las maletas respetando el peso aceptado y habíamos organizado todos los documentos de Zizou y los míos para entrar a Europa. Nos daba risa decir que eran más los requisitos para Zizou que para mí como ciudadana colombiana.

Debo explicar que, como tuvimos que entregar el apartamento, vender cosas y reducir todo a tres maletas más el transportín de Zizou, los últimos días fuimos amablemente alojados por mi prima Viviana. Este fue el primer cambio que experimentó nuestro gatito al tener que acostumbrarse a otra casa mientras salíamos de Cali. En este contexto debimos prever el desplazamiento de Zizou e intentar que estuviese lo más relajado posible pues teníamos miedo que maullara durante todo el trayecto o que estuviera muy nervioso y eso le hiciera daño a su salud. Para tratar de calmarlo ante una eventual crisis de pánico gatuna, compramos unas feromonas de la marca Comfort Zone por Mercado libre y roseamos su transportin días antes de partir y unas horas de abordar el vuelo.

Nos preocupaba también que orinara o hiciera sus necesidades dentro del transportín y nos inundara a nosotros y a los otros pasajeros con esa imponente fragancia que caracteriza a las heces fecales de los gatos. Entonces cubrimos el piso del trasportín con una capa de pañal y compramos pañitos húmedos en caso de alguna emergencia. Afortunadamente, todas estas precauciones fueron innecesarias. El único momento incómodo para él y para nosotros fue pasar el control de seguridad en el aeropuerto. Tuvimos que hacerlo dos veces; en Bogotá y en Madrid respectivamente. Las luces, el ruido y la gente, desesperaban a nuestro gatito y yo tuve que recibir varios arañazos involuntarios. Quizá las feromonas lograron calmarlo pues en todo el viaje Zizou estuvo tranquilo, durmió mucho, no orinó, no hizo “popó” y tampoco como ni bebió.

 Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas
Pausa Café en el Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas
 Esperando el próximo vuelo
Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas
Zizou en el aeropuerto Barajas de Madrid
Aeropuerto Barajas de Madrid

Llegada. La vida en Francia con un gato colombiano.

Después de más de 30 horas de viaje en total, 16 horas de ruta aérea y terrestre tres aeropuertos y varias horas en automóvil, llegamos a Francia. La hermana de mi esposo nos alojaría un par de meses mientras nos instalábamos tranquilamente en el país. Zizou, acostumbrado a los cambios, salió de su transportín, olió todos los rincones de la casa y rápidamente se hizo un lugar en la casa. Al día siguiente corría detrás de las gatas de mi cuñada y reclamaba comida como lo hacía en Cali. Estábamos muy orgullosos de él. ¡Lo habíamos logrado!

Zizou asomado en la ventana, Amnéville
Fifi y Zizou, Amnéville

Hace algunos meses nos pasamos a nuestro apartamento. Otro cambio para Zizou. Temíamos que extrañara a las gatas y que se deprimiera. Pero no fue así. Zizou es un gato feliz, es un gato mimado, es un gato viajero que amamos aunque nos vuelva locos con sus travesuras. Y como diría el Principito: ¡somos responsables de lo que hemos domesticado!

Si te gustó el artículo compártelo y déjame tu opinión para aprender junt@s. ¡Únete a nuestra comunidad Amarilla Vida! Sígueme a través de mis redes sociales:

FacebookTwitterYoutube, Instagram

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *